23 abr. 2016

Libérate Perdonando

Libérate Perdonando


Autor:  Francisco Antonio Rodríguez Figueroa

Profeta


Palabras del Autor
Este libro nos narra como Dios en su infinita misericordia envió a su hijo unigénito para el perdón de los pecados, ya que las personas somos inestables y cometemos muchos errores en el transcurso de nuestras vidas; para que seamos libres en Cristo Jesús quien derramo para nosotros su preciosa sangre, esa sangre que nos hizo libres aún hoy en día, y nos hace merecedores de ser sus hijos a través de su hijo Jesucristo.

Las personas mueren hoy en día sin arrepentirse, sin conocer a Dios ni mucho menos a Jesucristo su hijo unigénito que sufrió los tormentos más atroces para cumplir el mandato de Dios, quien es su Padre y ahora es nuestro Padre que está en los cielos.

Bien las personas que no han conocido las grandezas de Dios tampoco no han conocido a Jesucristo y al Espíritu Santo quien es la tercera persona de Dios y es el legado que Jesucristo nos dejo para que nos diera su luz y los dones.

Jesucristo es y será el hijo del hombre que envió Dios para el perdón de los pecados y siendo Jesús Cristo el salvador y libertador de cada uno nosotros para que ninguno se perdiera y todos fuéramos salvos por la gracia de Dios.

Si, nosotros somos parte de Cristo ya que Jesucristo nos dio de ese amor infinito para que seamos salvos por la gracia de Dios, ese amor que es el Don de Dios dado a los hombres para que todos nos amaramos y fuéramos todos juntos libres y viviéramos en paz y armonía.

Esa paz y esa armonía fue dada por Dios a través de su amor, su misericordia al contemplarnos como sus hijos para que, a través de Jesucristo, nosotros pidiéremos perdón por todos los errores y fuéramos transformado hacia una nueva vida en Cristo Jesús que hace que la llama o el fuego sagrado este dentro de cada uno de nosotros y así, fuéramos salvos para estar en la presencia de Dios.

Todos somos parte de Cristo porque, somos sus hermanos y si, somos sus hermanos a través del perdón, el fuego y el espíritu nos ha ungido con aceite, ese aceite que nos hace ser ungidos y merecedores de la vida eterna a través del Espíritu Santo.

Cada uno de nosotros somos salvos por la gracia de Dios, siempre y cuando tengamos a Jesucristo en Nuestro corazón  para que nuestras vidas sean cambiadas o transformadas para que seamos salvos por la gracia de Dios quien es el dador de todas las cosas aquí y en cualquier lugar del universo y el mundo para que seamos participes de la vida eterna que Jesucristo nos prometió para que estemos ante la presencia de Dios quien nos ama a través de su ternura y misericordia como sus hijos legítimos y nos da la vida eterna.

Entonces volvió Moisés al SEÑOR y dijo: "¡Ay!, este pueblo ha cometido un gran pecado: se ha hecho un dios de oro.

"Pero ahora, si es Tu voluntad, perdona su pecado, y si no, bórrame del libro que has escrito."
Y el SEÑOR dijo a Moisés: "Al que haya pecado contra Mí, lo borraré de Mi libro.
"Pero ahora ve, conduce al pueblo adonde te he dicho. Mi ángel irá delante de ti. Pero el día que Yo los visite, los castigaré por su pecado."
Y el SEÑOR hirió al pueblo por lo que hicieron con el becerro que Aarón había hecho.
Francisco Antonio Rodriguez Figueroa
Profeta
Éxodo 32:31 – 35

Nueva Biblia Latinoamérica de Hoy (NBLH)

Vea el vídeo



©Copyright Derechos Reservados 2013 GENEX7EMPRESARIAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dios esta contigo en cada momento y te bendice en todo.