20 dic. 2013

A los pies de Cristo 2


A los pies de Cristo 2

Por: Francisco Antonio Rodriguez Figueroa


Mi Tía sonrió y le dijo si es un milagro de Dios.
Y el médico me pregunta ¿usted es la persona que su Tía clamaba para que arribará?
Le conteste: si lo soy.
El médico me dijo: su Tía nos tenía desesperados y no dejaba que nadie se acercará ni la visitara excepto las enfermeras y los galenos.
El médico dijo: le voy a dar salida para su apartamento ya le envió la salida, la he examinado y está en excelente salud.




El médico se retiró de la habitación de la clínica
A la media hora regreso una enfermera con la orden de salida, en la que decía: Hora de salida 5 P.M.

Salimos de la clínica y el médico le receto un multivitamínico.
Abordamos un vehículo y arribamos al sitio donde vivía mi Tía, y los vecinos decían: Ya estamos preparando el café, pero, la vemos con un excelente semblante.

Ahí, le doy las gracias a Dios a través de Nuestro Señor Jesucristo, quien me uso para dar bendición a una persona que lo necesitaba , bien instale a mi tía en su casa, inmediatamente le preparé el multivitamínico para que se sintiera súper bien en Cristo Jesús.

Oramos y ella me dice: Francisco te he mandado a llamar porque el Señor me dijo: que es hora de empezar tu ministerio, y también me dijo serás profeta y dirás en el nombre de Dios la buenas nuevas para toda persona que desea escuchar la voz de Dios y redimirlas para extensión de su reino, a través de su Hijo Jesucristo, y les darás luz a través del espíritu Santo.

No lo sabía si no después de que entre a la iglesia cristiana, comprendí que el milagro que se había hecho en mi tía era por parte del Señor Jesucristo; para Gloria y Honra de Nuestro Señor Jesucristo, Amén y Amén.

Ese día a mi tía le dieron de alta, regresamos a su casa en esa ciudad, y cuando llegamos todos los vecinos y familiares se sorprendieron de verla tan radiante y llena de alegría.

Días después pase por una iglesia cristiana y decía: que Hermoso que Alaban y que Hermoso que Oran.

Ese día no entre, pues  me dio miedo mi corazón latía muy de prisa, y me fui de ahí.

A los quince (15) días pase de nuevo y estaban Alabando y Orando, mi corazón latía de prisa cuando sentí que alguien me tomo del corazón y me haló hasta el centro de la iglesia o congregación, cuando me di cuenta estaba en el centro de la congregación y una anciana me dijo: Siéntate hermano que el Señor este contigo.

Cuando termino el culto, el pastor se dirigió hacia mí y me dijo: Todos hemos visto lo que el Señor hizo con usted guiándolo al centro de la iglesia.

Ahí en ese instante recibí al Señor como mi Señor y salvador.
Desde ese momento empecé a servir en la congregación; el Señor me dio Dones espirituales para seguir Sanando, salvando y liberando en el Nombre Poderoso de Nuestro Señor Jesucristo.

©Copyright Derechos Reservados 2013 GENEX7EMPRESARIAL 
Francisco Antonio Rodriguez Figueroa
Profeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dios esta contigo en cada momento y te bendice en todo.